Tumores de glándulas salivales

Glandulas salivales

Los tumores de  glandulas salivales son infrecuentes. Las glándulas salivales están localizadas alrededor de la boca y producen la saliva que humedece los alimentos para ayudar con la masticación y la deglución. Existen 3 pares principales de glándulas salivales, y los tumores de glándulas salivales pueden aparecer en cualquiera de ellas. Las glándulas salivales más grandes son las parótidas, ubicadas una en cada mejilla frente a las orejas, dos glándulas submandibulares que se encuentran debajo del suelo de la boca, a ambos lados de la mandíbula, y dos glándulas sublinguales que están en el suelo de la boca. También hay miles de glándulas salivales menores que recubren el resto de la boca. Todas las glándulas salivales vacían saliva en la boca a través de conductos que desembocan en diferentes lugares de esta.

Los tumores de glándulas salivales son poco frecuentes. Son células anormales que proliferan en la glándula o los conductos que drenan las glándulas salivales. El tipo de tumor de las glándulas salivales más común es benigno y de crecimiento lento. Este tumor gradualmente incrementa el tamaño de dicha glándula. Algunos de estos tumores sin embargo pueden ser malignos.

La inflamación de las glándulas salivales se debe sobre todo a:

  • Infecciones (paperas, etc).
  • Cálculos en los conductos salivales
  • Infecciones de las glándulas salivales
  • Deshidratación
  • Enfermedades autoinmunes

Síntomas

Los tumores de glándulas salivales dan poco síntomas. El más frecuente, es la inflamación firme y por lo regular indolora en una de las glándulas salivales (en frente de las orejas, bajo el mentón o sobre el suelo de la boca). La inflamación aumenta gradualmente de tamaño. La dificultad para mover un lado de la cara, conocida como parálisis del nervio facial, es infrecuente y mas típica en lo tumores malignos.

Pruebas y exámenes

Un examen clínico por el cirujano maxilofacial es esencial para diagnosticar los tumores de glándulas salivales. Este muestra una glándula salival más grande de lo normal, por lo general una de las glándulas parótidas.

Los exámenes pueden incluir:

  • Ecografía, tomografía computarizada o una resonancia magnética para confirmar si hay una masa y para ver si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Biopsia de las glándulas salivales o una biopsia con aguja fina para determinar si el tumor es benigno o maligno.

Tratamiento

Los tumores de glándulas salivales se tratan con cirugía, extirpando la glándula salival afectada. Si el tumor es benigno, no se necesita ningún otro tratamiento. Se puede necesitar radioterapia o cirugía extensa si el tumor es maligno. La quimioterapia se puede utilizar cuando la enfermedad se ha diseminado más allá de las glándulas salivales.

Pronóstico

La mayoría de los tumores de glándulas salivales no son malignos y son de crecimiento lento. La afección a menudo se cura con la extirpación quirúrgica del tumor. En casos excepcionales, el tumor es maligno y es necesario un tratamiento complementario. Las complicaciones por el cáncer o su tratamiento pueden incluir:

  • Diseminación del cáncer a otros órganos (metástasis).
  • En contadas ocasiones, se puede lesionar el nervio que controla el movimiento de la cara durante la cirugía.

Puede acudir  acudir al Instituto Maxilofacial, en Badajoz,  si presenta dolor al comer o nota una tumoración en la boca, bajo la mandíbula que no desaparece en 2 a 3 semanas o que se está agrandando.

Valora el Artículo Tumores de glándulas salivales

5 / 5 (1 votos)

Por IMAXILOFACIAL