La alopecia es la perdida del pelo en el cuero cabelludo. El pelo crece de acuerdo a su localización en el cuerpo, los antecedentes genéticos, la edad y las influencias hormonales. El cabello está constituido por un 91 % de proteínas, encontrándose en crecimiento de forma simultánea en al menos un 85 % de su extensión. Normalmente se caen entre 50 a 100 cabellos al día. Puede parecer excesivo, pero tenemos que tener en cuenta que existe un promedio de entre 80.000 y 140.000 pelos en el cuero cabelludo de una persona sana.

Mientras que la alopecia es progresiva e impredecible, el diagnóstico precoz de la causa de la alopecia y la prevención de la caída es el factor más importante para retrasar la progresión de la pérdida de cabello

La alopecia es una afección muy común que afecta a personas de todas las edades y de ambos sexos. Hay muchos tipos distintos de alopecias, siendo la más común la denominada alopecia androgenética, en la cual se observa una disminución progresiva del cabello debido a la acción hormonal de la Dihidrotestosterona (DHT) a nivel del receptor del pelo. Afecta fundamentalmente a los hombres, aunque las mujeres también pueden experimentar este tipo de alopecia con patrón femenino. Dos tercios de ellos notarán una pérdida importante a partir de los 35 años.

Existen varias opciones de tratamiento disponibles para el adelgazamiento del cabello en base a la extensión de la pérdida del cabello, los objetivos, la edad y el sexo del paciente. El paso más importante es realizar un diagnóstico correcto a partir de la historia clínica y un examen adecuado del cabello mediante epiluminescencia (Tricoscopia), dado que cada persona es única y los tratamientos disponibles para combatir la alopecia deben individualizarse para las necesidades de cada caso. Cada tipo de alopecia presenta, en función de la causa que la origina, una evolución diferente y las pautas de tratamiento deben ser personalizadas para cada paciente combinando a menudo diversas opciones terapéuticas.

Para la prevención de caída del cabello disponemos de varias líneas de tratamiento:

  • La mesoterapia es una técnica terapéutica que consiste en la aplicación de diversos preparados farmacológicos, que varían según el tipo y grado de la patología a tratar. Mediante una serie de microinyecciones en el cuero cabelludo, mesoterapia capilar, con agujas de calibre muy fino, ofrecemos a las zonas afectadas los nutrientes necesarios (aminoácidos, vitaminas, oligoelementos y vasodilatadores) para contrarrestar el debilitamiento capilar. Al inyectar los productos de esta manera se actúa directamente sobre el área afectada y a dosis menores de las que se necesitarían si se aplicara por otra vía, como la oral o tópica, en ocasiones de difícil absorción. Normalmente suele ser un proceso indoloro. Solamente tiene eficacia en aquellos pacientes que no han alcanzado un grado irreversible de alopecia, es decir, cuando los pacientes conservan aún viables las raíces de los cabellos a ser revitalizados mediante este tratamiento. Estas infiltraciones en el cuero cabelludo van dirigidas al mantenimiento, mejora de la salud capilar y, sobre todo, a la prevención de la alopecia y podemos distinguir varios tratamientos:
    1. Vitaminas, y diversos preparados de oligoelementos y aminoácidos para la caída del cabello, van encaminadas a mejorar la nutrición de los folículos pilosos, fundamental en los diferentes estados carenciales y en caídas estacionales del pelo, especialmente otoño y primavera.
    2. Entre las mesoterapias disponibles, disponemos además del tratamiento con plasma rico en plaquetas (PRP) para la caída del pelo.Se basa en la introducción mediante las microinyecciones de plasma rico en factores de crecimiento que liberan las plaquetas del propio paciente. Para ello, primero se extrae sangre del paciente, que se procesa y se extrae la porción de plasma rica en plaquetas que es la que posteriormente se inyecta. Su aplicación estimula la formación de colágeno y aumenta la vascularización a nivel del folículo piloso, por lo que está indicada para detener la caída del cabello y potenciar su regeneración en pacientes con pérdida moderada de pelo.El tipo de tratamiento y la frecuencia de las sesiones de mesoterapia, dependen en cada caso particular del diagnóstico y grado de alopecia encontrado en el paciente.

La mesoterapia capilar tiene un efecto directo sobre la mejora del estado capilar. Sus resultados y facilidad de aplicación la convierten también en una opción a tener muy en cuenta para abordar los problemas capilares en general y la caída en particular, ya que se trata de una terapia muy efectiva, especialmente en lo que se refiere a la reactivación del ciclo de funcionamiento de los folículos pilosos En cuanto a los resultados a largo plazo, están condicionados fundamentalmente por la causa que se esté tratando que provoque la perdida capilar. Una pérdida intensa de cabello tras una situación única estresante puede tratarse y superarse satisfactoriamente con un único protocolo. Sin embargo, cuando se trata de patologías crónicas y se ha conseguido un resultado satisfactorio con la aplicación de la mesoterapia, se pueden plantear tratamientos semestrales o anuales, a modo de mantenimiento capilar, según las necesidades concretas y la evolución del paciente. Otra situación en la que la mesoterapia capilar puede resultar de gran utilidad es en los casos de las personas que se han sometido a una intervención de microinjerto o trasplante capilar, a quienes se les puede hacer sesiones anuales de este tratamiento con el objetivo de mantener más sanos, más fuertes y en mejor estado los cabellos injertados.

  • Minoxidil, aprobado por la FDA en 1988, es el único medicamento, junto al finasteride, aprobado para el tratamiento de la calvicie. Este fármaco, con concentraciones que oscilan entre el 2 y el 5%, se aplica de forma tópica favoreciendo la vasodilatación local y provocando una mayor irrigación del cuero cabelludo, aumentando el aporte de sangre a los folículos pilosos. Su aplicación es muy sencilla, directamente sobre las áreas del cuero cabelludo afectadas por la alopecia, se aplica en seco. El uso tradicional más conveniente, según el consenso de dermatólogos, es de dos aplicaciones diarias en concentraciones del 5%. La constancia en la aplicación de este tratamiento es muy importante, ya que se ha constatado que si se interrumpe su aplicación, el crecimiento de cabello nuevo se detiene, disminuye la densidad del mismo y se acelera la caída.

 

  • Finasteride, medicamento oral aprobado por la FDA en 1997, originariamente este tratamiento se utilizaba para tratar la hiperplasia benigna de próstata. Durante los ensayos se comprobó que detenía la caída del cabello y el vello corporal en los hombres que lo ingerían. Su aplicación es exclusivamente oral. Actúa cómo bloqueador de la enzima 5-alfa reductasa de Tipo 2, que es la que interviene en la regulación del folículo piloso. es la primera medicación por vía oral cuya indicación es el tratamiento de la pérdida masculina del cabello. Su mecanismo de acción se basa en el bloqueo de la acción de las hormonas sexuales llamadas andrógenos a nivel del folículo piloso, ya que estas son las responsables del adelgazamiento del pelo desencadenando una alteración del ciclo capilar que desemboca finalmente en alopecia.

 

Si de repente observa que tu cabello está retrocediendo o nota una gran cantidad de pelo en su peine o en la almohada, puede ser el primer signo de calvicie y es mejor realizar un tratamiento preventivo. Solicite cita en el Instituto Maxilofacial, donde estudiaremos su caso.