ggg


El rostro, se puede considerar nuestro espejo interno. La exposición al sol, el estrés de la vida diaria, el cansancio físico… hacen mella en nuestro rostro dando una imagen que no deseamos. El lifting es un tratamiento mediante el cual se va a producir una mejora de los signos más visibles del envejecimiento, tensando los músculos de la cara, eliminando el exceso de piel de la cara y el cuello, y redistribuyendo la grasa que ha sufrido una caída.

El lifting puede realizarse aislado o asociado con otros procedimientos de cirugía plástica como la blefaroplastia o la rinoplastia. Este tipo de intervenciones sí necesitan permanencia en la clínica pero normalmente sólo de una noche tras la cirugía. La intervención se realiza bajo anestesia local más sedación o con anestesia general, dependiendo de la complejidad de la cirugía. Es clave entender que los resultados en este tipo de intervenciones no son inmediatos. Normalmente suele haber pocas molestias dolorosas postoperatorias pero aún así el paciente recibe medicación prescrita para garantizar un postoperatorio sin dolor.

La recuperación es algo más lenta que en otros tratamientos pero sus resultados suelen ser totalmente satisfactorios para el paciente, generando gran seguridad y autoestima.