Por inclusiones dentarias no referimos a las piezas dentales que se desarrollan en el interior del hueso, de la mandíbula o el maxilar superior. En las inclusiones dentarias, por problemas de espacio, traumatismos, tumores o dientes supernumerarios  el recambio natural de piezas dentales no se realiza correctamente. De los 6 a los 12 años es el periodo donde las personas pasamos de los dientes de leche a los dientes definitivos.

En los casos de inclusiones dentarias estas piezas definitivas en lugar de ocupar su posición en la arcada dentaria, se desarrollan en el interior del hueso. Cualquier pieza puede sufrir este proceso de inclusión, aunque son más frecuentes en los terceros molares, al ser las ultimas piezas en formarse, seguido por los caninos, sobre todo superiores


denta

La inclusiones dentarias provocan un desequilibrio en la estructura de la arcada dentaria. Estas piezas dentales se deben exodonciar porque pueden originar caries en dientes adyacentes, quistes foliculares, procesos  tumores, etc…En los casos asintomáticos o en los que la cirugía suponga mayor riesgo que beneficio podremos realizar un seguimiento del paciente para controlar la evolución del proceso.

La exodoncia de estas inclusiones dentarias, se realiza con anestesia local en la mayoría de los casos, manipulando los tejidos blandos y duros intraoral, lo que puede conllevar unos días de inflamación postoperatoria con secuelas mínimas. En otras ocasiones, sobre todo en los caninos, es posible realizar un tratamiento combinado ortodóncico-quirúrgico, donde la cirugía consigue exponer el canino que esta dentro de hueso y con el tratamiento ortodóncico conseguimos llevar la inclusion dentaria a la posición que debería tener en la arcada dentaria.