Plasma Rico en Plaquetas

   La sangre en las personas está constituida por el plasma, de consistencia líquida,  y por las células sanguíneas que están disueltas en el plasma. Las células sanguíneas principales son los leucocitos, que se encargan de las defensas, las plaquetas que intervienen en la coagulación-cicatrización  y los hematíes que dan el color rojo característico a  la sangre.

 

   La cifra normal de plaquetas en la sangre oscila entre las 140.000 y 400000 plaquetas/mm3. Tienen una vida media en la circulación de diez días.

 

   El plasma rico en plaquetas (PRP), como su propio nombre indica está constituido por el plasma  y  un contenido muy elevado de plaquetas de la persona. La forma de obtener este alto porcentaje de plaquetas es  por un proceso de  centrifugación de la sangres del paciente, desechando tanto el contenido  en hematíes como en leucocitos. La concentración de plaquetas  que se debe obtener oscila entre 3- 5 veces la cantidad inicial, para que este plasma concentrado pueda realizar su función. La cantidad de sangre que ha de extraerse dependerá del área  de tratamiento  y oscila entre 20 y 60 cc.

 

  ¿Por qué  utilizamos las plaquetas, desechando otras células de la sangre? Las  plaquetas en su interior contienen una proporción elevada de elementos, factores de crecimiento, responsables de la coagulación de la sangre, cicatrización y regeneración cuando se produce un daño en los tejidos del organismo. De esta manera al aportar una gran cantidad de estos factores de crecimiento que están dentro de las plaquetas, conseguimos una cicatrización más precoz  y con menos inflamación del área lesionada.

 

  En los últimos años, el plasma rico en plaquetas ha sido ampliamente utilizado en diversos procedimientos médicos y quirúrgicos, especialmente en el campo de la cirugía ortopédica, cirugía periodontal, cirugía maxilofacial, cirugía plástica, cirugía torácica, cirugía vascular y oftalmología.

 

  Ha sido demostrado de forma significativa su utilidad en la cirugía periodontal, y se observado  su utilidad en la cicatrización de las úlceras en la piel.

 

  Es un tratamiento simple, económico, prácticamente exento de riesgos y que puede ser realizado, en la mayoría de los casos, de forma ambulatoria. Es de gran utilidad en los procesos de rejuvenecimiento cutáneo e importante complemento en las técnicas de injerto de diversos tejidos.

 

Actualizado ( Domingo, 14 de Marzo de 2010 17:24 )