trasto

 

La articulación temporomandibular la encontramos situada entre el hueso temporal,situado en la cabeza, y la mandíbula. Como cualquier articulación es muy susceptible a diversas patologías, y más si tenemos en cuenta su alta actividad a lo largo del día. Masticando, hablando e incluso durante la inconsciencia del sueño esta articulación se encuentra a pleno rendimiento.


Las enfermedades en esta articulación son bastante comunes pero sólo un pequeño porcentaje de casos llegan a tener la gravedad suficiente para demandar un tratamiento quirúrgica sobre la articulación. Por ello, es importante que exista un control ante las primeras dolencias, estableciendo unos hábitos de conducta que impidan que vayan a más y en el caso de necesitar intervención quirúrgica, elegir el momento más idóneo.

Crujidos o chasquidos articulares, dolor articular, imposibilidad funcional o episodios de bloqueos articulares que alteran el ritmo de vida normal son indicios a posibles patologías en esta articulación.

Al ser tantos los posibles factores causales es necesario un tratamiento integral para conseguir aliviar los síntomas. Este tratamiento puede incluir la rehabilitación oclusal, reposición de piezas dentales perdidas, ajuste oclusal, utilización de férulas de relajación para conseguir una descompresión articular, ejercicios de fisioterapia que actúan sobre la contracción muscular asociada a este proceso y toda una serie de medidas asociadas al comportamiento y alimentación encaminadas a no sobrecargar la articulación.